viernes, 30 de octubre de 2009

Transportando











Email: "La tecnología estupidiza"

Estar en el 2009 implica que...

1. Accidentalmente tecleás tu password en el microondas.
2. Hace años que no jugás al solitario con cartas de verdad.
3. Tenés una lista de 15 números telefónicos para ubicar a tu familia (compuesta sólo por tres miembros).
4. Clave de Sol... clave para el cajero... clave para yahoo, hotmail, banca electronica, facebook, msn...
5. Le mandás un email al que se sienta al lado tuyo.
6. La razón que tenés para no estar en contacto con tu familia es que ellos no tienen correo electrónico.
7. Cuando te quedás varado en el tránsito llamás con tu celular a ver quién está en tu casa.
9. Todas las publicidades televisivas incluyen su página de Internet en la parte inferior de la pantalla.
10. Salir sin celular -objeto que no tuviste durante gran parte de tu vida-, te hace entrar en pánico, y volvés a buscarlo.
11. Al levantarte, primero te conectás, después tomás tu café.
12. Ya no contás chistes... ahora los reenviás.
13. Mirás a tu alrededor para que nadie se dé cuenta de que estás sonriendo frente de tu pc.
14. Peor que eso: al mismo tiempo que leés los chistes que te llegan por email, ya sabés perfectamente a quiénes se los vas a reenviar.
15. Estás tan idiotizado leyendo que no te fijaste que faltó el número 8 en esta lista.
16. Y ahora subiste la vista para ver efectivamente que no está el número 8.
17. Y ahora te reís de vos mismo.
18. ¡¡Y no digas que no!! Reenvialo a tus amigos. Si no lo hacés, te van a cagar palomas. Si lo reenviás a menos de 10 te va a cagar una sola paloma.

jueves, 29 de octubre de 2009

martes, 27 de octubre de 2009

Argentina... ¡impróspera tenías que ser!


Si bien es obvio que Finlandia es el lugar ideal para vivir, Argentina recibe una excelente calificación en este índice. ¡¡Puesto 38, viejo!! El promedio se saca a partir de aspectos económicos, empresas e innovación, instituciones democráticas, educación, salud, seguridad, gobernablidad y capital social, pero donde el ítem "las libertades personales" aparece como uno de los puntos fuertes (de nuestro país). Ok, en Latinoamérica estamos por debajo del democrático Costa Rica, y de Uruguay y, por supuesto, Chile. Pero nosotros, ¿el país de la inseguridad? ¿el país del desastre económico? ¿el país de la política horrororosa? ¿estamos por arriba de Brasil (al menos fuera del fútbol)? Y más abajo están México, Perú, Colombia y Venezuela.
El Indice de Prosperidad Legatum 2009, publicado hoy y recopilado por el Instituto Legatum -del Grupo Legatum, una firma de inversión mundial privada centrada en invertir y promover el desarrollo sostenible- clasificó a 104 países que albergan al 90% de la población mundial.
El índice se basa en una definición de prosperidad que combina crecimiento económico con el nivel de libertades y democracia en un país, así como mediciones de felicidad y calidad de vida. Con la excepción de Suiza, que quedó en segundo lugar, los países nórdicos dominaron los primeros cinco lugares. Suecia apareció en tercer lugar, seguida por Dinamarca y Noruega. En Asia, Japón fue el país mejor posicionado de la región. China, con sus estrictos controles políticos, quedó en el lugar 75 pese a su resonante crecimiento económico.
Ah, pero cierto... acá estamos dominados por la dictadura K, casi se me olvidaba... Y, obviamente, como siempre, para "LA GENTE", Argentina es lo minos, boló... :

domingo, 25 de octubre de 2009

miércoles, 21 de octubre de 2009

Incultos haciéndose los cultos promueven la discriminación subliminal y la politiquería barata a través del lenguaje

Ya varias veces recibí un email que se llama "¿Presidente o presidenta?", de un tal W. Molina, un "supuesto" licenciado en castellano y literatura, y que, para colmo aclara (antes de empezar): "No estoy en contra del género femenino, sino del mal uso del lenguaje". ¡Ja! Vamos a ver qué dice...


Presidente o presidenta? En español existen los participios activos como derivados verbales. El participio activo del verbo atacar, es atacante. El de sufrir, es sufriente. El de cantar, es cantante. El de existir, existente. ¿Cuál es el participio activo del verbo ser? El participio activo del verbo ser, es "ente". El que es, es el ente.Tiene entidad. Por ese motivo, cuando queremos nombrar a la persona que denota capacidad de ejercer la acción que expresa el verbo, se le agrega al final 'ente'. Por lo tanto, la persona que preside, se le dice presidente, no presidenta, independiente del género (femenino o masculino) que tenga. Se dice capilla ardiente, no ardienta. Se dice estudiante, no estudianta. Se dice adolescente, no adolescenta. Se dice paciente, no pacienta. Se dice comerciante, no comercianta. La Sra. Cristina Fernández de Kirchner, no sólo hace un mal uso del lenguaje por motivos ideológicos, sino por ignorancia de la gramática de la lengua española. Y ahora en Venezuela, con el decadente Socialismo, también la bestia de presidente que tenemos, hace uso de estas barbaridades. Caso contrario en Chile, donde lo aplican bien: la Sra. Bachelet es, presidente. Pasemos el mensaje a todos nuestros conocidos latinoamericanos, con la esperanza de que llegue a la Casa Rosada y a Miraflores, para que esos ignorantes e iletrados usen bien la lengua castellana. Un Mal ejemplo sería: La pacienta era una estudianta adolescenta sufrienta, representanta e integranta independienta de las cantantas y también atacanta, y la velaron en la capilla ardienta existenta. Qué mal suena ahora Presidenta.. ., no? Es siempre bueno aprender de qué y cómo estamos hablando... Además en lugar de: El perro es el mejor amigo del hombre, Pará qué diablos decir: El perro y la perra, son los y las mejores y mejoras amigos y amigas, del hombre y de la mujer. Bien bueno está esto y esta; para que las socialistas y los socialistos, de una vez por todas y todos aprendan y aprendon y dejen de marearnos y marearnas a los hombres y a las hombras y nos permitan y nos permiton regresar a nuestro y nuestra nivel linguistico y linguistica, ya que hemos sido y sidas muy pacientes y pacientas hasta ahora y hasta ahoro. Saludos y saludas y besitos y besitas Atentamente, W.Molina, Licenciado en castellano y Literatura y no en castellana y Literaturo.

Error, Sr. Molina: ambas posibilidades están aceptadas en el diccionario de la Real Academia Española:

Presidenta:
1. f. Mujer que preside.
2. f. presidente (‖ cabeza de un gobierno, consejo, tribunal, junta, sociedad, etc.).
3. f. presidente (‖ jefa del Estado).
4. f. coloq. Mujer del presidente.
Fuente: Real Academia Española © Todos los derechos reservados.

Evidentemente el señor Molina no está del todo al tanto de las reglas de nuestra lengua.
Contrariamente a esta (ahora sí) ignorancia, lo que yo -humildemente- creo que quiere Cristina Fernández es que los argentinos y las argentinas, los presidentes y las presidentas del mundo, los ministros y las ministras (ministro, tra, ambos términos aceptados por la RAE -no así, en cambio, "pacienta", por ejemplo... No mezclemos los tantos, sr Molina...), digo, creo que lo que ella quiere es que aceptemos que una mujer con sus características gobierne Argentina.
Hablo de una mujer que no se pone en víctima por ejemplo, y que tiene un estilo femenino que -pienso yo- al argentino medio o a la argentina media no les hace ninguna gracia. Y además, tiene la ¿revolucionaria? idea de osar incluir a la mujer en el lenguaje, cuando sabemos que el lenguaje es de claro dominio masculino. Si yo no critico esta masculinización del lenguaje, ¿por qué entonces criticarla con tanta saña a ella?
Además, una cosa es una "estudianta" (término que -ahora sí- está mal dicho) y otra cosa, hablar de alguien que tiene un cargo, como una presidenta, una ministra, una subsecretaria, etc.
Pienso, contrariamente a varios (y varias), que ella hace la diferencia, precisamente, para, quizás por una vez, no generalizar en "masculino" a hombres y mujeres en la mayoría de las palabras de nuestro idioma, empezando, por ejemplo, por cuando se habla de "el hombre" y se incluye a la mujer, y siguiendo con todos los demás ejemplos que se les puedan ocurrir: lo masculino incluye a lo femenino en el lenguaje (y en el uso de CADA palabra hay ideología, sr Molina). Es más: hasta se llega al burdo ejemplo de decir "la bebé"...
Pero no vayamos a esos extremos -mal utilizados-: el buen uso del lenguaje prioriza las palabras terminadas con "o" para ambos géneros en castellano. ¿A quién se le ocurriría usar una palabra -correcta- terminada con 'a' para generalizar a lo masculino y lo femenino? A nadie. Entonces, me parece que esta vez, además de que está CORRECTO (al menos eso dice la Real Academia Española), me parece que voy a seguir usando la palabra 'presidenta'. ¿Por una vez no se puede?
Porque, admitamos, además, que está claro que actualmente muchos (no digo todos) de los que dicen "la presidente" (lo cual sin lugar a dudas también está correctamente usado), lo hacen para agredirla, sí, para agredirla, y con actitud hasta algo despectiva, no aceptando, opino yo, que se pueda optar en el máximo puesto ejecutivo por una mujer con sus características para que presida este país, e incluso, burlándose de que en sus discursos haya osado querer incluir a "argentinos y argentinas" en su audiencia.
Seguramente habría estado loca en haber pensado que podría haberse tomado la feminista atribución (con toda la repulsión que el término 'feminista' provoca en muchos sectores) de no haber generalizado a hombres a mujeres en una sola palabra: "argentinos". No aceptando el obvio dominio masculino hasta del lenguaje. De hecho, este sr. Molina replica esta necesidad de ningunear a la mujer cuando, al final de su patético juego de palabras, dice "hombres y hombras" (¿otra vez masculiniza el tema?). Un verdadero idiota, en mi opinión. Y otro precursor más de la exclusión de un grupo, una persona o lo que sea a través del antiquísimo método de la parodia.

P.D.: El tal Molina habla de "motivos ideológicos"... ¿Vieron que ahora ideológico/ideologizado es siempre cuando se es de izquierda o de centro-izquierda? No nos perdamos el detalle de cómo este "licenciado" marca la diferencia entre los presidentes "buenos" como Bachelet, y los "malos", como Chávez y nuestra presidentA.

No demos vuelta las cosas, señor "autor de este patético email". Gracias.

miércoles, 14 de octubre de 2009

martes, 13 de octubre de 2009

sábado, 10 de octubre de 2009

Apoyo a la ley de medios frente al Congreso
























Algo de esto se vio el viernes 9 de octubre frente al Congreso de la Nación durante la espera para la aprobación de la nueva Ley de Servicios Audiovisuales. Éramos muchos en medio de un clima festivo. Mucha joda. Mucha alegría. Y carteles originales.

jueves, 8 de octubre de 2009

Grande, Víctor Hugo

video

VIERNES 9 DE OCTUBRE TODOS AL CONGRESO 17 HS

¡¡¡POR UNA NUEVA LEY DE MEDIOS!!!

miércoles, 7 de octubre de 2009

En apoyo a la ley de medios de la democracia

El viernes 9 de octubre a las 17 hs todos al Congreso.









No al gatillo fácil

PARA QUE NO VUELVA A OCURRIR!!!
PARA QUE SE HAGA JUSTICIA!!!
BASTA DE IMPUNIDAD REPRESIVA!!!

Pasaron tres meses de la desaparición y asesinato de Jonathan y Ezequiel, y los responsables fueron sobreseídos.
En el plano legal se hicieron las presentaciones para la apelación.
A su vez, la situación de las familias en el barrio (Lugano) está complicada.
El hostigamiento y las amenazas no cesan e incluso crecen en la medida en que crece la organización de las madres para defender a sus hijos de la violencia policial y el consumo del paco.
Por todo esto que les estamos contando, apelamos una vez mas, a la solidaridad y el apoyo de tod@s los compañer@s en la actividad que realizaremos este jueves 8 de octubre en el barrio de Lugano.
Estaremos en la calle denunciando todo esto y compartiendo las realidades que se viven en los barrios en torno a estos temas.
Si podés, traé galletitas para compartir la chocolatada.
Jueves 8 de Octubre a partir de las 16:30hs en Larraya y Chilavert (Av. Cruz al 5400).
Nos llevan el 101, 141, 150, 36, 117, 47, 185, el Premetro (estación Pola).

Olla Popular de Angel Gallardo y Corrientes, Proyecto Colectivo Fotográfico, Antena Negra.

Diversidad y medios de comunicación

Salvo algunas excepciones y más allá de alguna noticia en la que logramos captar la atención de algunos medios masivos de comunicación –siempre a partir de la creación de algún circo mediático que amerite su difusión- nuestras voces no están en los medios. Ni la nuestra, ni la de las personas migrantes, ni la de los/as afrodescendientes, ni la de los/as indígenas, ni la de las trabajadoras sexuales, ni la de las personas con discapacidad, ni la de los adultos mayores… Nuestros referentes no son convocados a opinar salvo desde el lugar de lo exótico y desde un interés que nos es casi siempre ajeno. Nuestras familias no se ven en las series ni películas de ficción, salvo para contar alguna historia sórdida o extravagante. Nosotras y nosotros nos enamoramos, tenemos familias, nuestros hijos e hijas van a la escuela, contamos con encuentros y desencuentros afectivos, problemas económicos y de diván. Sin embargo quizás a mucha gente no se les haya ocurrido pensarlo. Porque nuestras historias son invisibilizadas y nuestras voces son silenciadas por medios que responden, ni siquiera a las mayorías, sino a los intereses de una minoría que genera, a través de éstos, parámetros de normalidad y necesidad que le son política y financieramente convenientes.A las travestis las llaman “los travestis”, sin importar que para poder ser quienes son: Mariana, Laura, Marcela, “las travestis”, hayan perdido vínculos familiares, el acceso a la educación, a la salud, a un trabajo y a la justicia. Arriesgan hasta sus vidas por su identidad, y aún así no logramos que los medios cambien una letra cuando se refieren a ellas. Nos exhiben con psicólogos, psiquiatras, médicos, sacerdotes y abogados para hablar por nosotros y de nosotros, reservándonos –a veces- el lugar del testimonio, del objeto de estudio, de lo extraño.Ser escuchado es un derecho humano. Encontrarse en las voces de otros y otras, es un derecho humano. Mostrar la diversidad en la sociedad nos enriquece y nos fortalece, hace a la construcción de la personalidad y la identidad de las personas. Pero a pocos medios les interesa mostrar la diversidad desde el lugar de lo legítimo y valioso en vez de hacerlo desde lo curioso o el chiste. Abundan de tanto en tanto las notas sobre lo muy gay friendly que es la Ciudad de Buenos Aires. Le interesa al mercado, a los anunciantes de los medios, pero, en un país en donde todavía no se reconocen todos nuestros derechos, en una sociedad llena de prejuicios y estigmas sobre nosotros y nosotras, hay muchas otras cosas de las que hablar y tenemos mucho más para decir.Cuando se habla de nosotros/as, porque a veces sí, se habla. Se hacen chistes y ridiculizaciones que estigmatizan y condenan a gran parte de nuestra comunidad a la vergüenza, el miedo y el dolor, y generan una violencia en la sociedad que produce desde la obstaculización en el acceso a los derechos humanos más básicos, hasta crímenes de odio y suicidios.Qué pasaría si Zulma Lobato fuera presentada como mujer judía o afrodescendiente, en vez de como travesti. ¿Se atreverían ustedes a reírse y burlarse de la ridiculización que los medios hacen de ella? ¿No sería claramente discriminatorio?Esta es nuestra realidad en los medios de comunicación hoy. Por eso, me parece importante convocarnos a dejar la hipocresía de lado cuando se presenta a la sociedad el tema de los medios de comunicación como un problema entre Clarín y el Gobierno. Todos y todas sabemos que el Grupo Clarín no es un problema de Néstor Kirchner, ni del Gobierno, ni del oficialismo. El Grupo Clarín –utilizándolo como paradigma de los monopolios de comunicación- es un problema para todos los argentinos y argentinas, incluida nuestra comunidad. La actual concentración de medios no garantiza la libertad de expresión, sino todo lo contrario, concentra y homogeniza un discurso que discrimina y estigmatiza a las diversidades sexuales, como también lo hace con otros grupos y colectivos sociales. Por eso quería compartir mi opinión sobre el proyecto de medios de comunicación que hoy se debate en nuestro país, un proyecto de ley que se propone poner fin al Decreto-Ley de radiodifusión 22.285, firmado por Jorge Rafael Videla, Albano Harguindeguy y José Alfredo Martínez de Hoz. Poner fin a una norma que tanto ha beneficiado a los monopolios como Clarín y La Nación. Porque, aunque fue modificada varias veces, estas modificaciones sólo profundizaron la concentración monopólica empresarial del sector. La Ley -hoy vigente- nunca consideró a la comunicación como un derecho ciudadano o patrimonio público, sino como una actividad comercial y económica. La Ley de Radiodifusión es una ley de la dictadura. Como lo son los Códigos de Faltas y Contravencionales que criminalizan la homosexualidad y el travestismo en nueve provincias argentinas. No podemos seguir tolerando normas creadas por un régimen fascista, para un régimen fascista… ¿Puede ser que nos quieran hacer creer que la normativa que reguló la política de comunicación de la dictadura de Videla es mejor a cualquier proyecto de la democracia? No nos subestimen.No quieran, por favor, en nombre de la libertad de expresión, perpetuar ni un día más la represión sobre nuestras voces y la estigmatización de nuestra comunidad. No nos digan que este congreso, compuesto por legisladores y legisladoras elegidas por el pueblo por el mandato que la Constitución Nacional determina, no es legítimo para terminar con los monopolios mediáticos. No nos subestimen.No pretendan, como artilugio ante una posible derrota, hacer modificaciones al proyecto que lo tornen ineficaz o lo vacíen de contenido. El artículo 161, por ejemplo, propone como plazo un año para que se desarmen los monopolios. Nos hablan de “seguridad jurídica” –argumento por excelencia de quienes quieren conservar el poder o de quienes por interés o temor defienden a quienes quieren conservar el poder- para llevar el plazo a tres años y así poder, con otro gobierno, desbaratar la medida a favor de los grupos que hoy concentran la mayoría de las licencias. Votar en contra del art. 161 y votar en contra de la nueva ley de medios, es prácticamente lo mismo. No nos subestimen.Un porcentaje importante de las licencias para las organizaciones de la sociedad civil: asociaciones, cooperativas, organizaciones de los trabajadores y trabajadoras, un mayor rol del Estado en el control de los medios de comunicación, un porcentaje necesario de producción nacional que genere trabajo, la observación del cumplimiento de los convenios colectivos de trabajo del sector, no son más que las iniciativas que muchos movimientos sociales y políticos venimos reclamando desde hace años. No puede negarse que esta propuesta es un paso hacia adelante cualitativo en la comunicación democrática. Pueden faltar avances, pero seamos sinceros, esta propuesta no plantea ni un sólo retroceso. Esperamos que esta nueva ley, tan esperada y tan demorada y bastardeada por los intereses de los poderosos de siempre, permita que surjan nuevos medios y nuevas voces. El respeto a la diversidad no es compatible con monopolios que concentran la comunicación y hegemonizan los discursos.En vísperas del bicentenario de la fundación Argentina esperemos que nazcan nuevos medios para que se puedan expresen las voces silenciadas desde hace décadas, como la voz de las lesbianas, los gays, los bisexuales y la voz del colectivo trans, integrado por travestis, transexuales y transgéneros. Que surjan nuevas voces que promuevan un modelo comunicacional y cultural que respete y celebre la diversidad sexual, y otras diversidades, voces que informen y formen en el respeto de los derechos humanos. Porque la diversidad no es un dato nuevo, es una característica de nuestro país que se nutrió de inmigrantes y refugiados. Entenderlo así nos debe permitir construir los canales de comunicación y la democratización de su acceso para que se exprese el pluralismo social y cultural que históricamente nos caracterizo como país. Argentina será un país mucho mejor si permite la expresión de las diversidades.

Por: María Rachid

jueves, 1 de octubre de 2009